SEMANAS 4

El relato de hoy, está basado en hechos reales (como todo los de este blog), hechos que nos harán poner los pelos de punta, que nos excitaran hasta el punto del éxtasis.
— ¿Cómo no sentir esto?— Me pregunto todas las mañanas,  cuando me despierto y preparo el primer café, cuando me ducho, cuando escribo emocionada y gasto horas en preparar mi discurso.
Hoy estuve visitando Tumblr, y me he encontrado con un escrito que no podía dejar pasar, aunque suene cliché, me pareció esplendido y quise aprovechar la ocasión para compartirlo con ustedes. El autor es N-Talk, no tengo una fuente certificada además del blog; como blogger, les he pedido permiso para compartir su escrito, pero al no tener una respuesta, me he tomado el atrevimiento, porque creo que esto es algo que todo emprendedor debería tener en cuenta.

FOCUS IS ABOUT SAYING NO

Los últimos tres meses de mi vida, en retrospectiva, han sido de los tres en los que más he aprendido: sobre mí, sobre los negocios, sobre el mundo… sobre una infinidad de temas. Definitivamente, entre las lecciones más complicadas ha estado aprender a concentrarme. Concentrarse significa decir que no; decirlo fuerte y claro, y decirlo seguido.
N-talk ha sido el mejor proyecto que he llevado en toda mi vida: no paga un peso, quita muchas horas de sueño, hace que me frustre y enoje con gente que me importa mucho y muy seguido, ha resultado en una baja importante en mi rendimiento académico… me ha forzado a lidiar con abogados. Y aún así lo volvería a hacer igualito, con la sonrisa más grande, cuantas veces se me permitiera.
He tenido la fortuna de rodearme de un equipo talentosísimo, de que se me abran puertas y ventanas por todos lados y de tener eventos muy exitosos. Así que si algo ha sobrado son ofertas tentadoras; tanto de fuera, como del equipo, como propias… Siempre creemos que podemos hacer más, que tenemos más tiempo o que podemos abarcar más cosas: Es un ejercicio de disciplina verdaderamente complicado y retador aprender a decir que no, “desconstruir” todo lo que no aporta y dejar únicamente las versiones más básicas y funcionales; quitar de nuestra agenda todo eso que creemos poder hacer, para únicamente trabajar en lo que urge para la siguiente ronda de entregables.
He aprendido a decir que no a ofertas de trabajo, de dinero, de mentoría, de apoyo. He aprendido  a reconocer mis propios límites y a decirme que no a mí misma; a decirle que no a un equipo de gente a la que admiro muchísmo cuando veo que nos alejamos del propósito último o de la mayor eficiencia. He aprendido a decirle que no a mis mentores, a gente que admiro y que lleva mucho más tiempo que yo en esto, porque hay veces que tengo (y tenemos como equipo) que seguir el instinto y aprender lecciones propias.
Suena sencillo, pero ha sido un proceso de aprendizaje duro, que aún no concluyo.
“Focus is about saying no”. En serio creo que debería de hacer estampas que lo dijeran. En fin, hoy di con un blogpost de Chris Brogan en el que resume todas estas ideas sobre lo positivo de la negación (que llevan un rato dándome vueltas en la cabeza) en un párrafo muy conciso titulado “La resolución a decir No más rápido”:
“De aquí en adelante tomo la decisión consciente de decir que no más rápido. Diré que no con gracia, porte y amabilidad, pero diré que no. Incluso si se trata de una tarea que “sólo tomará 5 minutos”, si no tengo tiempo o ganas de quitar mi atención de mis obligaciones, diré que no con gentileza y le desearé el bien a la otra persona. Decir que no rápido es mucho mejor que no responder, y mucho mejor que la culpa de haber dicho que sí y no poder entregar”
–Chio
Fuente: N-Talk Tumblr

 

TOP